Llámanos
(55) 5661 2086

FRANQUICIAS

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Tue Mar 19 2019

¿Por qué es importante la hidratación después de los 60 años?

En la tercera edad es fundamental tomar agua para mantener al organismo saludable y contrarrestar efectos fisiológicos y del ambiente que disminuyen su consumo.

El agua es un recurso fundamental para la vida, es necesaria para el buen funcionamiento de los riñones, mantiene al cuerpo hidratado, mejora la digestión, evita el estreñimiento, regula la temperatura corporal y ayuda a la absorción de nutrientes, entre muchos otros beneficios que mejoran la salud.

 

En los adultos representa aproximadamente dos terceras partes del cuerpo pero conforme envejecemos va disminuyendo la cantidad: en la tercera edad llega a un 60% y en mujeres un 50%, además hay una disminución de la masa muscular y un aumento del tejido graso, de ahí que los requerimientos de líquidos sean distintos en cada etapa de la vida.

 

Los cambios fisiológicos por la edad avanzada provocan un consumo de agua bajo. Es común que tengan menos sed, saciedad rápida por tomar poca agua, baja función renal, problemas de masticación y deglución, pérdida de líquidos por uso de medicamentos diuréticos o laxantes, disminución de las funciones gustativas y como consecuencia menor apetencia por los líquidos.

 

También influyen factores como la reducción de su movilidad y no querer ir al baño para evitar caídas, así como alteraciones cognitivas como demencia que provoca que sea difícil recordar la última vez que consumieron líquidos e incluso si comieron otros alimentos. Por estas razones los adultos mayores son más sensibles a la deshidratación, una de las principales causas de hospitalización en este grupo de la población.

 

Para evitarla, especialistas recomiendan consumir líquidos aún sin sed de forma gradual a lo largo del día y evitar el consumo nocturno para no despertar durante la noche ni tener accidentes por incontinencia. En cada comida deben beber un vaso de agua para favorecer la ingestión de sólidos y durante los períodos entre comidas tomar por lo menos entre 4 y 6 vasos de agua a lo largo del día.

 

Para mantener una correcta hidratación se recomienda que tomen agua pura sin azúcar y controlen el consumo de café, té y alcohol debido a que son bebidas diuréticas que contribuyen a la deshidratación, sobre todo si consumen poca agua. También es necesario que consuman frutas y verduras con un alto contenido de agua.

 

Es una labor familiar motivar a los adultos mayores a tomar líquidos. No se trata de que siempre quieran hacerlo sino de que vuelvan a tener el hábito de beber agua, conozcan las consecuencias de no hacerlo y cambien su estilo de vida, así que procura siempre tener un vaso de agua a su alcance y cerciorarte de que tomen líquidos.

 

En Visiting Angels México te ofrecemos la mejor solución de cuidado y acompañamiento del adulto mayor en su hogar para que tu familiar tenga la mejor calidad de vida posible. Acércate a nosotros, Somos tu Ángel de la Independencia®.